Emprendimiento rural: recuperando zonas de oportunidades

¿Conoces todo al detalle sobre el emprendimiento rural? Este tipo de actividad empresarial ha ganado muchos adeptos en los últimos tiempos gracias a los recursos que ofrece frente a la ciudad.

Se puede vivir de una forma mucho más saludable, cultivar comida propia, llevar una actividad menos sedentaria y vivir en plena naturaleza, algo que favorece una desintoxicación completa del organismo, relajando el cuerpo y la mente.

Cuando hablamos de emprendimiento rural, nos estamos refiriendo a la creación y desarrollo de un negocio en un pueblo, formando parte de una actividad ganadera, de la agricultura, el turismo rural o a la atención al cliente en esas zonas más aisladas.

¿Pero… qué beneficios tiene emprender en el rural?

  • Ayuda a llevar una vida mucho más conectada a lo sencillo, a lo natural. Se aprende a valorar de nuevo el contacto humano y la cooperación entre comunidades, generando valores mucho más fuertes y saludables. Además, la vida en los pueblos es mucho más sana y tranquila.
  • Se comienzan a crear servicios en zonas que están despobladas, proporcionando un sentido de la vida mucho más alegre y saludable para quienes conviven en las zonas de pueblo, aportándoles relaciones sociales consolidadas y beneficiosas.
  • También es beneficioso para mejorar las infraestructuras físicas y atraer el uso de la tecnología a los pueblos rurales. Es habitual que eso produzca riqueza y también que la población adquiera nuevas habilidades, generando mucho más valor.
  • Además de todo esto, es habitual que al salir marcas de renombre posicionen al pueblo en un lugar mucho más destacable, haciéndole ganar visitas, aumentando el turismo rural en la zona, algo que también, a su vez, genera economía.

¿Qué se puede hacer en un emprendimiento rural?

Hay muchos productos que se pueden elaborar en un emprendimiento rural, entre ellos, los huevos de granja ecológicos, la artesanía, la ganadería ecológica, los muebles artesanos o la agricultura local.

También se pueden crear servicios que tengan que ver con la atención sociosanitaria, la ayuda comunitaria o el ocio.

Se trata de que, en la mayoría de esos emprendimientos, se cuide el medio ambiente y se valore el producto que se tiene entre manos. La zona en donde se va a desenvolver el trabajo siempre debe ser respetada y tratada con mucho mimo.

A pesar de que muchas personas pueden pensar que los trabajos de emprendimiento rural no son rentables, lo cierto es que sí puede llegar a ser algo que aporte dinero suficiente para vivir, siempre que se tengan en cuenta varios factores como una buena planificación de la actividad de negocio.

¿Quiénes pueden ser los clientes potenciales de los productos producidos en el entorno rural?

Hay muchas personas que pueden estar interesadas en la producción de productos en el entorno rural. Mucha gente demanda, por ejemplo:

Cremas y productos estéticos naturales

Cremas y productos estéticos naturales que hagan que la piel se vea mucho mejor sin necesidad de realizarse tratamientos estéticos innecesarios o sin utilizar fórmulas químicas.

Estos tipos de formulación podrían ser muy agresivas y también anti-éticas para las personas que no quieren comprar productos que sean testados en animales y que generen daños a largo plazo en la piel (por potenciar algunos tipos de cánceres o por contribuir al almacenamiento de petróleo, parabenos o similares)

Frutas y hortalizas sin químicos

Frutas y hortalizas sin químicos beneficiándose de todas las particularidades de las cosechas en las que no se han utilizado químicos, generando una nutrición mucho más pura, quitando el máximo partido de los minerales y las vitaminas, sin aportar químicos perjudiciales al cuerpo.

De todos es sabido que una fruta cultivada de una forma natural es mucho más sabrosa, generando no solo un beneficio para la salud, sino también para el placer culinario, al preparar recetas mucho más apetecibles.

Además de poder vender todo tipo de productos frescos, también podrás generar otros productos derivados de ellos como las conservas vegetales, los encurtidos, las mermeladas y las confituras, etc.

Huevos de granja y carne de animales criados en pasto, al aire libre

Cada día es más común que haya personas que no quieran comer carne de animales a los que se les ha sometido a diversos tratamientos con antibióticos, intentando consumir menos, pero mejor, dándole valor a la calidad.

Los huevos también son productos que se valoran mucho, generando unos postres y recetas de mayor sabor, deleitando a un público especial en el cual cada día hay muchos más «foodies» especializados en el buen comer con productos ecológicos.

Por lo tanto, nos encontramos con posibles clientes que pueden tener un conocimiento de nutrición y salud mucho más elevado que la media, a los cuales les gusta la vida sana y buscar alternativas mucho menos contaminantes y respetuosas con la tierra y los cuerpos.

Además de cuidar su alimentación, son personas que se preocupan de la sostenibilidad y que buscan el valor de las cosas antes que el precio, por eso siempre buscarán, no solo opciones de alimentación mucho más saludables, sino también productos de belleza naturales y ropa de tejidos más respetuosos con el organismo como el algodón, el lino o la lana.

Entender esto te ayudará a generar un perfil que será al que te tendrás que dirigir a la hora de vender tu producto en tu plan de emprendimiento rural.

¿En qué países se puede emprender?

Es habitual que haya programas de emprendimiento rural tanto en España como en el extranjero. En España, es habitual que se vinculen las opciones de emprendimiento rural a parejas jóvenes y también a mujeres que desean comenzar una nueva vida.

Si te gusta este tema, podrás preguntar sobre las opciones disponibles de ayudas para el emprendimiento en pueblos que podrás encontrar en el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación o en las webs de diversos ayuntamientos y servicios de empleo, como puede ser el vasco, que ofrece un apartado en específico para los «Recursos de financiación y ayuda» en los entornos rurales.

Ayuda en Acción, por ejemplo, colabora con la Asociación Española de Emprendimiento Rural en la zona de Asturias, generando, como ves, multitud de opciones a lo largo de todo el territorio español.

También suelen tener programas de actividades para jóvenes de Extremadura o Galicia, algo que facilita la estabilidad a la hora de encontrar un empleo y desarrollarse económicamente.

FADEMUR, también trabaja a nivel nacional y ofrece formación especializada para mujeres, para que ellas puedan hacer realidad sus sueños, trabajando en entornos de campo.

A veces, trabajan de forma conjunto con Ruraltivity, en donde te ayudarán desde los comienzos a la fase de implantación de tu proyecto, generando una excelente manera de emprender algo, sobre seguro.

Lo bueno de emprender en el medio rural, es que obtendrás:

  • Un servicio de calidad con menos costos, ya que los precios se abaratarán en las aldeas.
  • Una mayor rentabilidad al tener menos competencia, ya que siempre crearás productos únicos que no tendrán que ver con la mayoría, haciéndolos peculiares y deseados para todos aquellos compradores que buscan experiencias de compra nuevas.
  • Una menor inversión y una puesta a punto menos cuidada, en la que no hará falta un gran proyecto arquitectónico visual para poder sorprender, como pasa en las ciudades, donde la novedad y la sorpresa, son dos cualidades muy importantes a cumplir para destacar al lado de tanta competencia.

Además de todo esto, siempre podrás tener a tu alcance diferentes lanzaderas de startups que trabajen en un entorno rural. Junto con Ruraltivity, que ya te la nombré antes, tendrás también a Ruralizable.

Son algunas de las más destacadas y de las que se especializarán en este tipo de emprendimientos. ¿Qué opinas? ¿Sería alguno de tus proyectos de ensueño, emprender en el rural?

Test del emprendimiento ¿tienes un alma creativa y con don de gentes?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *