Emprendimiento social: te contamos todas las claves sobre él

¿Has oído alguna vez sobre el emprendimiento social? Algunas personas piensan que es únicamente un método para recolectar ideas; sin embargo, es algo más que eso.

Su sentido engloba la ayuda social y la cooperación entre varias personas, generando varios beneficios: emprender y crear soluciones para cualquier comunidad, haciendo a una sociedad más rica.

Normalmente, las personas que confían en el emprendimiento social son personas que muestran un gran sentido de la conciencia hacia el estado de otros, siendo emprendedores sensibles, dotados de una alta motivación, generosos y solidarios.

Puede que hayan mantenido alguna actividad relacionada con el activismo o el voluntario antes, ya que esas actitudes mueven a estar dentro de diferentes movimientos sociales.

¿Qué es emprendimiento social?

Cuando hablamos de qué es emprendimiento social, tenemos que dejar claro que es un modo de creación de un negocio dirigido siempre al ámbito social.

Su búsqueda es cubrir una actividad que hasta el momento no se habían fijado, dejando un bien en el lugar donde opera, buscando antes esa mejora social antes que los rendimientos económicos.

De esta forma, un emprendedor o una emprendedora social será capaz de:

  • Crear instituciones de carácter nacional o internacional que hagan bien a la comunidad, que la enriquezca y que tengan un buen potencial de negocio.

Por ejemplo, un emprendedor social será capaz de hacer diversos negocios como:

  • Un mercadillo de ropa en las comunidades pobres de la India o Nepal, en donde las mujeres todavía no conocen ningún concepto de negocio, generando una forma de educación empresarial adaptada a lo que ellas pueden hacer, con sus propios recursos y materiales.

De esta manera, se emplearía a todas las personas que quisieran participar, aportándoles formas de subsistir, haciendo que puedan recoger un ingreso para sus casas. Los materiales los obtendrían del reciclaje de prendas ya usadas, trabajando con un concepto de moda sostenible muy inteligente, actual e innovador.

  • Una panadería móvil en una zona de la España vaciada, mediante la creación de un puesto de pan y pasteles móvil, el cual se pueda acercar a varias zonas de ese pueblo. Generando un servicio con el cual muchas personas se estén alimentando de la forma correcta, sin prescindir de su pan diario.

A la vez que se ayuda a atraer a personas a las zonas despobladas, también se genera un bien en la comunidad, al darles acceso a nuevos alimentos a las personas mayores que no se pueden desplazar a los pueblos vecinos diariamente para cubrir todas sus necesidades.

Además de esto, hay varios tipos de emprendimiento social que deberás conocer si quieres sumergirte en este mundo. Algunos de ellos son:

  • Promoción: en estos proyectos se expone el objetivo que se desea alcanzar para así conocer a qué factores se les deberá dar prioridad y cómo. Se suele utilizar en proyectos medioambientales y socioeconómicos, algo que le aportará a la idea una fuerte convicción y fortaleza.
  • Acción local: se trata de crear un par de proyectos en localidades donde se necesite cooperar, creando un aluvión de energía y ayuda en situaciones críticas. Suelen ser proyectos que tienen un gran poder humanitario, apostando, por ejemplo, por arreglar zonas destruidas en catástrofes naturales.
  • De largo alcance: suelen ser proyectos que se tratan a nivel internacional, por lo que afectan a varios sectores de la población.
  • Especializados: se centra en solucionar un problema en un sector concreto.

¿Cómo se crea un proyecto de emprendimiento social?

Los proyectos de emprendimiento social se inician de una manera muy específica, identificando no solo oportunidades de negocio sino también problemas en un grupo específico de la sociedad.

Una vez se elige el motivo de trabajo y a lo que se desea aportar una solución, se realiza un estudio para ver cómo se abordaría, considerando todas las necesidades que han de estar presentes para desarrollar la actividad que se ha considerado.

Se podría decir que se ha de realizar un análisis DAFO, en donde se contemplarán tanto las debilidades como las fortalezas del proyecto.

Entender para quien está hecho el proyecto es otro de los puntos más interesantes para comenzar a crear un proyecto exitoso. Saber que podrían desear esas personas, que esperan y cómo reaccionarían mejor, serán datos que tendrás que tener en cuenta.

Una vez hayas organizado todos los datos que tienes, será el momento de intentar llevar a cabo tu idea, dirigiéndola hacia el éxito. El orden, la disciplina y también la constancia crearán un resultado que será muy fácil de ir evaluando y mejorando a medida que se vaya implementando todo.

Consejos para hacer que tu proyecto de emprendimiento funcione

Para que un proyecto de emprendimiento social funcione es necesario que intuyas que tipo de alcance tendrá, desarrollando las probabilidades del éxito del proyecto. Tener una previsión te ayudará a ser mucho más consciente de lo que podrás conseguir, haciendo desarrollos mucho más maduros.

Además de esto, es de extrema importancia que comprendas para qué se va a realizar tu proyecto, teniendo una organización detallada que te ayudará a maximizar la productividad de tu plantilla.

No desligarse del presupuesto será de gran relevancia para acertar con el proyecto, generando una mayor seguridad para ti. Tener claros los valores de cada sector de las partes de tu idea será algo imprescindible para poder obtener prosperidad y un buen futuro laboral.

Cuidar del proyecto empresarial también será algo que tendrás que tener en cuenta. Reunirte con las personas que más necesites, crear charlas grupales interesantes, generar rondas de preguntas y dudas, serán cosas que se han de llevar a cabo para que todo funcione.

A medida que vayas conociendo mejor todas las fortalezas y debilidades de tu equipo, estarás creando una oportunidad de expansión mucho más realista.

5 Ejemplos reales de emprendimientos sociales que triunfan a un nivel internacional

Hay muchas empresas dedicadas al emprendimiento social que han cosechado éxito y popularidad a lo largo del globo. Alguna de las primeras ha sido:

Sourcing Indonesia:

Sourcing Indonesia es un proyecto en el que varios grupos de artesanos se han reunido para distribuir sus diseños en países desarrollados.

L´Olivera:

Dedicados a la producción de olivos y de vinos, se concentran en crear proyectos de inclusión para las personas con discapacidades psíquicas.

Algramo:

Dedicada a la producción de alimentos envasados a granel, tiene su origen en Chile, generando una gran atención a los productos realizados con envases pequeños envasados con materiales más sostenibles.

Innova Materials:

Dedicados a la producción de tuberías especiales que eliminan bacterias, hacen que la calidad del agua sea mucho mejor. Una de sus novedades es que destinan hasta un 5% de sus ingresos a la purificación del agua en zonas que cuentan con menos medios.

Apps for Good:

Enfocada en ofrecer formaciones a coste 0 a diversas instituciones educativas, ofrece que todas las personas que tomen estos cursos sean capaces de crear aplicaciones webs y de telefonía.

Como ves, hay variedad de alternativas y sugerencias para crear un tipo de emprendimiento social saludable y rentable.

La economía y la cooperación deben ir de la mano, colaborando a la construcción de un mundo mejor, en donde todos podemos tener igualdad de oportunidades y recursos. ¡Comparte y pregúntanos todas tus dudas!

También puede interesarte conocer cuales son los Tipos de Negocio que puedes poner en casa

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *