Ley startups: ¿Cuál es su panorama actual?

Algunas personas han estado de acuerdo con los cambios que ha atraído la nueva ley de startups y a otros simplemente, no les ha gustado nada.

Apenas un año después de su implantación, con alrededor de 600 nuevas compañías fundadas, todavía se siguen escuchando comentarios de todo tipo acerca de lo que se tendría que modificar.

¿Qué beneficios aporta la nueva ley de startups?

Algunos de los beneficios que prometían eran: obtener una certificación oficial de startups, adquirir beneficios fiscales como rebajar el Impuesto de Sociedades o bonificaciones de la Seguridad Social y tener más facilidad para contratar personal, obteniendo con mayor facilidad visados para emprendedores de nacionalidad no española.

La nueva ley de startups nació para poder hacer más visibles a estas instituciones, siendo más probable que se pudieran hacer más populares para sus posibles inversores.

Además de todo esto, las startups que se ciñeran a los requisitos y presentaran la solicitud, tendrían un sello representativo de calidad e innovación, aportándoles más oportunidades de crecer y desarrollarse como empresas.

Además, las startups solo pagarán un Impuesto de sociedades del 15% desde el primer ejercicio en el que obtengan beneficios durante un máximo de 4 años.

¿Se puede mejorar esta ley de startups?

Muchos emprendedores y emprendedoras han comenzado a ver en la puesta a punto de sus proyectos como la ley de startups «se ha quedado corta», contemplando necesidades que muchas veces los políticos o legisladores no son capaces de ver al no convivir del todo con la realidad de la mayoría de las personas que logran emprender.

Uno de los grandes fallos que algunos emprendedores consiguieron captar es que los beneficios únicamente serán para aquellas empresas que hayan conseguido la certificación de ENISA y que tengan un plan de desarrollo de menos de 5-7 años.

Algunas personas piensan que es una locura conseguir un gran ascenso a nivel internacional en tan solo ese periodo de tiempo.

También han podido captar como hay startups que se están quedando fuera del mercado, ante la imposibilidad de quedarse con la certificación.

Esto está sucediendo porque para poder obtenerla, tienen prioridad aquellas startups que se realizaron con financiación pública.

Muchos emprendedores también se están fijando en que las startups, sin inversores, pueden tardar más tiempo del previsto en obtener beneficios (algo que puede sobrepasar los 5 años) algo que les imposibilita hacer frente a los Impuestos de Sociedades, aunque sean reducidas. Es decir, que es una medida que no les ayuda nada a su crecimiento y desarrollo.

Como todo, para realizar un estudio exhaustivo de crecimiento y un plan de actuación efectivo, habría que ver la situación de cada empresa.

Pero en general, de esta ley de startups se quita que los nuevos emprendedores deben fijarse mucho en la parte comercial y en el aspecto publicitario para poder obtener inversores y bussines angels desde el principio, trabajando en nuevas sinergias que les ayuden a remar del mismo lado del éxito y la prosperidad. ¿Qué opinas?

Trabajos en startups: ¿Cómo comenzar ganando experiencias en ellas?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *